Extensiones eléctricas: usos y riesgos

Muchas veces son inevitables los accidentes o correr riesgos ya que están en todos los hogares y su uso permite contar con electricidad en lugares donde no existen tomacorrientes o donde estos se encuentran muy alejados; de esa manera, conectar más de un aparato eléctrico. La sobrecarga que se genera es el mayor riesgo que implica el uso de una extensión eléctrica.

aiep-coc-tips-escuela-intranet-4

Se crearon con el propósito de proveer energía de manera temporal en lugares alejados del tomacorriente, su uso no debería ir más allá de las cuatro horas continuas, sin embargo hoy se utiliza casi de manera permanente en la mayoría de casas y oficinas, en tal sentido debemos tener presente importante la siguiente información.

Para el uso correcto de la extensión o prolongador, debemos conocer su capacidad máxima, es decir cuántos equipos eléctricos en simultáneo puede abastecer, dicha capacidad está determinada por el tipo de cable eléctrico utilizada para su confección. Un prolongador o zapatilla de buena calidad, tiene una capacidad típica de 10 amperios (“cantidad” de corriente eléctrica” que puede pasar por el cable), siendo el diámetro del conductor eléctrico un aspecto fundamental para evitar una sobrecarga.

En una instalación permanente (aquella que esta al interior de las paredes), el diámetro mínimo del conductor eléctrico es de 2,5 mm2. Usualmente, en las extensiones que se encuentran en el mercado, el diámetro de la sección del cable NO es mayor a 1,5 mm2.

Si lo comparamos con los cables que conforman la instalación eléctrica permanente de la casa, las extensiones solo tienen el 60% de la capacidad de transporte de corriente.

Por ejemplo, una plancha de ropa consume 1000 watts (*) y ello equivalen a 5 amperios de consumo de corriente, ello significará que solo nos quedarán 5 amperios disponibles para enchufar otros artefactos eléctricos, siendo muy importante ser consciente del peligro que implica mantener conectados más de dos electrodomésticos a la vez.

(*) Todo aparato eléctrico tiene una “placa” en donde se encuentra la información de consumo de energía.

Correcto uso de las extensiones eléctricas

Cuando es inevitable el uso de las extensiones tome en cuenta las siguientes recomendaciones.

  • Dado que las extensiones solo tienen el 60% de la capacidad de transporte de corriente, evite sobrecargarlas, podría generar un incendio.
  • Para evitar sobrecargas y posibles incendios, siempre controle la temperatura de la extensión eléctrica, evitando su sobrecalentamiento en la base a través del tacto. Si la temperatura es muy alta, debemos inmediatamente desenchufarla, para luego retirar los artefactos enchufados en la extensión eléctrica.
  • Acordate que es recomendable utilizar extensiones por espacios no mayores a 4 horas y si el uso es recurrente, solicite la visita de un profesional de la electricidad para hacer una mejora en el diseño de su instalación eléctrica.
  • Tene en cuenta que los electrodomésticos enchufados no sumen más de 2000 watt, para evitar una sobrecarga.
  • La cantidad de este tipo de extensión eléctrica por habitación debe ser siempre menor a la cantidad de tomacorrientes existentes.
  • Evita el tránsito de niños y mascotas sobre estos artefactos, ya que se pueden enredar y ser víctimas de electrocución.
  • Revisa que el cable del conductor de la extensión no tenga cortes o fisuras, y que el enchufe esté en buenas condiciones. Prefiera los productos certificados que tienen cable vulcanizado (y no mellizo) y que incluyan el cable de puesta a tierra.

Comentarios

Add a Comment